El pan casero y sus secretos

¿Cómo hacer pan casero con levadura fresca y que nos quede delicioso?

Si nos estás leyendo es porque tienes ganas de preparar tu propio pan hecho en casa, con tus manos, ¿verdad? Conocemos muy bien esa sensación. Con la receta que te vamos a enseñar ya verás que fácil y sabroso te va a quedar.

Si es la primera vez que te acercas al mundo del pan tradicional lo primero que sorprende es la simpleza de los ingredientes. Son muy fáciles de encontrar. Además te vamos a contar el secreto estrella que hará de tu pan el más delicioso.

Muy bien, comencemos con los ingredientes de nuestra receta de pan casero, fácil y rápido.

Ingredientes:

  • 500 gr de harina normal. ¡No hace falta harina especial o de fuerza!
  • 25 gr levadura fresca Levanova
  • 10 gr sal
  • 300 ml agua
  • 4 cucharaditas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de azúcar

¿Fácil no? Seguro que tienes todos los ingredientes en tu cocina. Ahora pongámonos manos a la obra

Haciendo pan casero paso a paso y con algún que otro secreto mágico.

1. El agua

Echamos en un cazo 300 ml de agua y calentamos. Dejamos el agua al fuego pero no mucho rato, lo que buscamos es que el agua quede tibia. En cuanto esté tibia apagamos el fuego.

2. La harina

En un bol grande, donde podamos amasar con alegría, sin necesidad de tener que hacer cosas raras con las manos, echamos 500 gr de harina normal. Sí, has leído bien: harina normal. No hace falta que sea una harina especial que no suelas tener en tus estanterías o la llamada harina de fuerza. La harina normal de toda la vida sirve perfectamente.

3. La sal

Añadiremos 10 gramos sal para que quede bien equilibrado nuestro pan pero recuerda que puedes jugar un poco con la dosis para lograr tu gusto personalizado.

4. La levadura fresca

Primer secreto: usamos la levadura fresca Levanova. Ojo, puedes usar otros tipos de levadura fresca sin problemas, sin embargo recomendamos Levanova para poder garantizar el efecto ideal de crecimiento de la masa. Es una levadura especialmente creada para cocinar productos como por ejemplo el pan de panadero profesional.

El mundo de la levadura de panadería es algo que nos fascina, hay muchos tipos de levadura Si a ti también te despierta la curiosidad puedes saber mucho más aquí.

¡Pero sigamos con nuestro pan!

5. El aceite y el azúcar

Vamos a añadir al bol 4 cucharaditas de aceite de oliva. Usa un aceite sabroso para que le dé un toque especial. Y luego añades un par de cucharaditas de azúcar blanco. Primero hazlo así y pruebas el resultado. En otras ocasiones puedes probar con otros tipos de azúcar. ¡El pan casero es agradecido para experimentar!

6. El arte del buen amasado.

Ahora llega el momento especial, no es difícil, simplemente ve añadiendo agua tibia al bol y vas amasando mezclando a mano bien los ingredientes. Hazlo durante aproximadamente 10 minutos.

Luego sacas la masa del bol y truco: espolvorea con algo de harina la mesa. Sigues amasando unos minutos metiendo aire y plegando la masa, metiendo aire y plegando la masa

Te contaremos un secreto a voces utilizado por nuestras abuelas y ancestros que conviene recordar: amasa con amor, tranquilamente, y con mucho mimo. ¿Por qué no? Si antes funcionaba, amasa mientras escuchas tu canción favorita, o la cantas mientras vas haciendo el proceso 😉

Dale a la masa una forma redondeada y déjala de nuevo en el bol.

7. Dejemos que la levadura haga su trabajo.

Ahora es cuando la levadura fresca Levanova hace su magia. Déjala actuar durante una hora. Con el paso de los minutos irás viendo no solo que la masa aumenta su tamaño, duplicándose o incluso triplicándose. Podrás percibir también un cambio en la textura de la masa. Como imaginas, este procesado es parte fundamental sobre cómo hacer un buen pan casero.

Ok! Sacamos la masa del bol, amasamos de nuevo un poco, metiendo y sacando aire. Luego, divide la masa en cuantas piezas quieras y dalas la forma que prefieras. Deja reposar estas piezas sobre un trapo enharinado y tapadas con otro trapo durante una hora. Es importante que haya separación entre unas y otras ya que durante esta hora las piezas aumentarán de volumen. Cuando haya pasado la hora, haces algunos cortes con un cuchillo a las piezas por arriba y puedes decir en voz alta las palabras mágicas: ¡listo para hornear!

8. El horneado

Precalentamos el horno a 230º. Truco: como es recomendable que el ambiente no esté seco durante la cocción, mete una bandeja adicional en la parte inferior del horno desde el inicio de la precocción. Luego, bajamos un poco la temperatura y metemos el pan al horno, aproximadamente durante 40 minutos a 200 grados (depende del tamaño de las piezas que hayas hecho).  Es en este momento, cuando metes el pan, cuando puedes echar un vaso de agua sobre esa bandeja adicional para que se cree vapor.

Aunque hay diferentes tipos de hornos para hacer pan casero, no te preocupes: tu horno de cocina normal sirve.

Cuando pasen esos 40 minutos, la superficie del pan debería tomar un color dorado.

¡Listo! Sácalo del horno, deja que se enfríe y ¡buen provecho!

¿Te gustó nuestra receta de pan casero con levadura fresca? Cuéntanos qué tal te ha quedado. ¿Sabes algún truco especial que marque la diferencia? ¡Nos gusta aprender nuevas ideas para lograr los mejores panes caseros!