Las ventajas del pan en la alimentación infantil

El pan se encuentra en la base de la pirámide alimenticia porque, al ser una gran fuente de hidratos de carbono, fibra, vitamina B y minerales, por sí solo cubre gran parte de nuestras necesidades nutricionales. No es casualidad por tanto que, se haya convertido en uno de los pilares fundamentales de nuestra alimentación, y en un elemento clave dentro de la dieta mediterránea, característica en nuestro país. Su consumo diario, acompañado de un contexto alimentario y de un estilo de vida saludable puede ser muy beneficioso para todos y en concreto para los niños. Ellos, especialmente, están en una constante actividad física que hace que desgasten energía continuamente. Por ello, una dieta infantil saludable debe estar compuesta por hidratos de carbono, en mayor medida que proteínas y grasas.

Sin embargo, según estudios realizados por diversos expertos, en general, los niños consumen menos verduras, legumbres, frutas y, también cereales, de lo que deberían. El pan, en concreto, es un alimento que puede ayudarnos a compensar algunas de estas carencias. Está compuesto en su mayoría por cereales (sin azúcar), que son siempre positivos y, además, contiene un alto contenido en fibra y ácido fólico, beneficioso para proteger el sistema cardiovascular de las personas, también, por supuesto, el de los niños. Además, posee vitamina B, en concreto B1, y minerales, como Yodo y Zinc, que ayudan a reforzar el sistema nervioso, el inmunitario, y a fortalecer el organismo. Por tanto, el pan es un alimento muy completo y beneficioso, cuyo consumo es muy recomendable en edades infantiles.

Una forma de animar a los niños a comer pan es, por ejemplo, variando el tipo de pan que comen a lo largo del día para logar un mayor dinamismo y que no se aburran consumiéndolo. A su vez, podemos conseguir también un mayor y más variado valor nutricional mediante el a porte de diversos cereales.

En definitiva, el pan es uno de los alimentos más completos de nuestra dieta y es esencial e imprescindible en la alimentación de los niños, pues, les aportará una gran cantidad de nutrientes necesarios para conseguir la energía que les permitirá hacer frente al día. Es muy importante tener siempre en cuenta que los niños se encuentran en plena etapa de desarrollo y, por ello, más que nunca necesitan tener una dieta sana, equilibrada, y de gran valor nutricional.